Técnicas Efectivas de Decalaminado para Bobinas y Placas

Técnicas Efectivas de Decalaminado para Bobinas y Placas

El Enemigo del Acero: Calamina

El decalaminado en la industria metalúrgica, especialmente para bobinas y placas, es un proceso vital posterior a la laminación.

Después de ser sometidas a altas temperaturas durante la laminación, las bobinas y placas a menudo desarrollan una capa de cascarilla en su superficie. Esta cascarilla, también conocida como "calamina", si no se elimina, puede obstaculizar el procesamiento posterior y afectar la calidad del producto final.

Si bien los tratamientos con baño ácido son comúnmente utilizados, el granallado es esencial para maximizar la eliminación de la cascarilla y prolongar la vida de estos baños ácidos.

El Desafío: de la Calamina en Bobinas y Placas

La cascarilla formada durante la laminación no es solo una imperfección superficial; representa una barrera significativa para la calidad y la eficiencia. El baño ácido, aunque efectivo, puede volverse menos eficiente con el tiempo debido a la acumulación de cascarilla. Por lo tanto, métodos mecánicos adicionales de decalaminado son cruciales.

decalaminado-de-bobinas-y-placas decalaminado-de-bobinas-y-placas

1- El Papel del Granallado en el Decalaminado

El granallado emplea materiales abrasivos como S170, S110, GP50 y Stainium para eliminar la cascarilla de manera enérgica. Este proceso asegura una limpieza más exhaustiva, reduciendo la carga en los baños ácidos y extendiendo su vida útil.

2- Selección de Abrasivos Adecuados

La elección de los abrasivos es crítica. Cada abrasivo, desde S170 hasta Stainium, ofrece diferentes niveles de abrasividad y se elige en base al grosor y tenacidad de la cascarilla, así como a la sensibilidad de la superficie metálica.

tipo-de-granalladora-decalaminado tipo-de-granalladora-decalaminado

3- Tipos de Máquinas para Decalaminado

Existen máquinas específicamente diseñadas para el decalaminado de bobinas y placas. Estas máquinas se adaptan al tamaño y forma de las bobinas y placas, asegurando una eliminación eficiente y uniforme de la cascarilla en toda la superficie.

Conclusión

El decalaminado de bobinas y placas es un paso principal para garantizar la calidad de los productos metálicos post-laminación. Comprender la importancia del granallado, junto con el tratamiento de baño con ácido, y el uso de abrasivos y maquinaria adecuadas, puede mejorar significativamente la eficiencia y la rentabilidad del proceso de granallado.

Si deseas recibir más información acerca de nuestros abrasivos o solicitar una cotización, haz clic en el siguiente botón o escríbenos por correo electrónico a: [email protected]